Napoleón Bonaparte

De De qué murió y cómo

Tumba de Napoleón Bonaparte en la cúpula del Panteón de los Inválidos de París.
Tumba de Napoleón Bonaparte en la cúpula del Panteón de los Inválidos de París.
El militar y gobernante francés Napoleón Bonaparte murió a consecuencia de cáncer de estómago, o de envenenamiento indirecto por arsénico, el 5 de mayo de 1821, a los 51 años de edad, en la isla de Santa Helena (Reino Unido). Nació el 15 de agosto de 1769 en Ajaccio (Córcega, Francia).

La causa de la muerte de Napoleón ha sido disputada en varias ocasiones. Francesco Antommarchi, el médico elegido por la familia de Napoleón y el que le examinó después de morir, estableció el cáncer de estómago como razón de la muerte de Napoleón en su certificado de defunción. En la mitad posterior del siglo XX, apareció una teoría diferente según la cual Napoleón fue víctima de envenenamiento con arsénico.

Teoría del envenenamiento con arsénico

En 1955, aparecieron los diarios de Louis Marchand, mozo de cámara de Napoleón. Su descripción de Napoleón en los meses antes de su muerte condujo a muchos, sobre todo a Sten Forshufvud y Ben Weider, a concluir que había sido envenenado con arsénico de forma indirecta. El hecho de que el cuerpo de Napoleón fuera encontrado muy bien conservado cuando fue trasladado en 1840, apoya la teoría del arsénico, ya que esta sustancia es un fuerte conservante.

En 2001, Pascal Kintz, del Instituto Forense de Estrasburgo (Francia), añadió crédito a esta teoría con un estudio sobre los niveles de arsénico encontrados en un mechón de pelo de Napoleón conservado después de su muerte: tenían entre 7 y 38 veces más arsénico de lo normal. El corte de los cabellos en segmentos cortos, y el análisis de cada segmento individual, proporciona un histograma de la concentración de arsénico en el cuerpo. Este análisis en el pelo de Napoléon sugiere que absorbió dosis elevadas pero no letales a intervalos al azar. El arsénico debilitó gravemente a Napoléon y permaneció en su sistema.

El régimen médico impuesto a Napoleón por sus doctores incluyó el tratamiento con tartrato potásico de antimonio (también llamado emético tártaro), enemas regulares, y una dosis de 600 miligramos de cloruro mercúrico (calomelano), para purgar sus intestinos en los días inmediatamente antes de su muerte. Un grupo de investigadores del Departamento de Examinadores Médicos de San Francisco especula que este tratamiento pudo haber conducido a la muerte de Napoleón, causándole una deficiencia grave de potasio. Forshufvud y Weider advirtieron que esto se asociaba con los niveles altos de orgeat (una bebida hecha de almendras, azúcar y agua de rosas) que bebía Napoleón para intentar aplacar la sed anormalmente alta de la que se quejaba. Las almendras amargas usadas para darle sabor al orgeat contenían compuestos de cianuro, que el estómago de Napoleón no podía expulsar mediante vómitos debido a las dosis frecuentes del emético tártaro. Estos investigadores comentaron también que la sed de Napoleón era un posible síntoma de envenenamiento crónico lento con arsénico, y añadió que las dosis de calomelanos que le daban a Napoleón era esencialmente una sobredosis masiva.

El análisis más reciente, realizado por la revista Sciencie et Vie, mostró que concentraciones similares de arsénico se encontraban en el pelo de Napoleón en muestras tomadas a partir de 1805, 1814 y 1821. El investigador Ivan Ricordel (jefe de toxicología en la policía parisiense), declaró que si el arsénico hubiera sido la causa, Napoléon habría muerto años antes. El grupo sugirió que la fuente de arsénico más probable en este caso fuera un tónico capilar. Sin embargo, esto no explicaba los modelos de absorción de arsénico irregulares revelados en el análisis encargado por Forshufvud.

También se ha descubierto que el empapelado usado en la casa de Napoléon contenía niveles elevados de arsénico. Se ha dicho que el pegamento utilizado, que en el ambiente frío de Gran Bretaña era inofensivo, crió mohos que convirtieron el compuesto de arsénico de cobre en un gas mortal en el clima cálido y húmedo de Santa Helena. Pero este análisis tampoco explica los modelos de absorción de arsénico irregulares de Forshufvud.

En 2008, los investigadores analizaron muestras de pelo de Napoleón en todas las épocas de su vida, y también muestras de su hijo y esposa, así como de otros contemporáneos. Por el análisis de activación de neutrones, encontraron que todas las muestras tenían niveles altos de arsénico, aproximadamente cien veces más alto que el promedio. Según los investigadores, el cuerpo de Napoleón estaba ya fuertemente contaminado con arsénico cuando era un muchacho, por lo que concluye que la alta concentración de arsénico en el pelo de Napoleón no era debida al envenenamiento. Durante su vida, estuvo constantemente expuesto al arsénico de materiales como pegamentos y tintes que se usaban en aquella época.

Teoría del cáncer de estómago

En mayo de 2005, un equipo de médicos suizos afirmó que la razón de la muerte de Napoleón fue el cáncer de estómago, que también era la causa de la muerte de su padre. A partir de múltiples informes forenses, concluyeron que Napoleón pesaba al morir aproximadamente 76 kg, mientras que un año antes pesaba 91 kg, confirmando el resultado de la autopsia elaborada por Antommarchi.

En octubre de 2005, se desenterró un documento en Escocia con datos sobre la autopsia, y también parecía confirmar la conclusión de Antommarchi. El análisis más reciente de la etiología y la patogénesis de la enfermedad de Napoleón también sugieren que la enfermedad pudo ser una carcinoma gástrico esporádico en etapa avanzada. La autopsia original realizada por Francesco Antommarchi concluyó que Napoleón murió de cáncer de estómago sin saber que su padre murió de la misma enfermedad. Un extenso estudio de 2007 no encontró ninguna prueba de envenenamiento por arsénico en los órganos, tales como hemorragia en la mucosa interna del corazón, y también concluyó que el cáncer de estómago era la causa de la muerte.

Pero ninguno de estos estudios han convencido a quienes creen que Napoleón murió como resultado indirecto del envenenamiento por arsénico, ya que el cáncer es una enfermedad de desgaste que demacra a sus víctimas conforme progresa, mientras que se relataba que Napoleón se había puesto cada vez más gordo al final de su vida. La obesidad se produce también como consecuencia del envenenamiento lento con arsénico.

Su tumba se encuentra en el Panteón de los Inválidos de París (Francia).


Herramientas