Isabel La Católica

De De qué murió y cómo
Saltar a: navegación, buscar


Sepulcro de Isabel la Católica en la Capilla Real (Granada).
La reina Isabel la Católica (también conocida como Isabel I de Castilla e Isabel de Trastámara) murió a los 53 años, el 26 de noviembre de 1504, en Medina del Campo (Valladolid, España), a causa de un cáncer de útero. Nació el 22 de abril de 1451 en Madrigal de las Altas Torres (Ávila, España).

Isabel la Católica fue hospitalizada en Medina del Campo debido a su cáncer de útero. La reina mandó que se hiciesen misas por su salud, que se convirtieron luego en misas por su alma cuando estuvo segura de que su fin se acercaba. Consciente de su final, pidió la extrema unción y el Santísimo Sacramento. Murió tras una larga agonía, poco antes del mediodía del 26 de noviembre de 1504, en el Palacio Real de Medina del Campo.

Al principio fue enterrada en el monasterio de San Francisco de la Alhambra (Granada), el 18 de diciembre de 1504, en una fosa simple como era su deseo. Poco después fue trasladada, junto a su marido Fernando, a la Capilla Real de Granada. Su sepulcro es una magnífica tumba (que fue profanada durante la invasión francesa de 1800), en el centro de la ciudad, construida por su nieto Carlos de Gante, rey de España con el título de Carlos I y más tarde emperador del Sacro Imperio romano, Carlos V.

Junto a ella se encuentran en la tumba su esposo Fernando II de Aragón, su hija Juana la Loca junto a su marido Felipe el Hermoso. También están sepultados allí su nieto Miguel (hijo del rey Manuel I de Portugal, que murió poco antes de cumplir dos años de edad), y la madre de Miguel (la Infanta Isabel, hija mayor de los Reyes Católicos).

En el museo de la Capilla Real se encuentran la corona y el cetro de la reina Isabel, además de muchas de sus pertenencias personales y un importante conjunto de pinturas de Botticelli, Dirk Bouts y Hans Memling, entre otros artistas.