Francisco Franco

De De qué murió y cómo
Saltar a: navegación, buscar


Tumba de Francisco Franco en el Valle de los Caídos.
El militar español Francisco Franco murió en Madrid (España) el 20 de noviembre de 1975, a los 82 años, a causa de las complicaciones provocadas por su edad avanzada. Nació el 4 de diciembre de 1892 en Ferrol (Galicia, España).

Franco sufrió los efectos del Parkinson desde 1969, y empeoró notablemente tras un enfriamiento en 1975. Una hemorragia interna provocó su traslado al Hospital de la Paz. Después de una operación, el 14 de Octubre de 1975, entró en coma. Fue mantenido con vida de manera artificial, según ciertos autores, con la intención de esperar a que el príncipe Juan Carlos aceptara el 30 de Octubre las funciones de Jefe de Estado. A pesar de su enfermedad, Franco firmó las últimas sentencias de muerte de ocho activistas de ETA y FRAP, y autorizó la retirada del Sáhara español que luego sería anexionado por Marruecos. La hija del dictador agonizante persuadió a los médicos para dejarlo morir. Murió finalmente el 20 de noviembre de 1975 a las 5:20 de la mañana, el mismo día que José Antonio Primo de Rivera. El boletín oficial que anunció la defunción enumeraba así las causas de su muerte:

Imágenes del funeral de Francisco Franco
«Enfermedad de Parkinson, cardiopatía, úlcera digestiva aguda y recurrente con hemorragias abundantes y repetidas, peritonitis bacteriana, insuficiencia renal aguda, tromboflebitis, bronco-neumonía, choque endotóxico y parada cardíaca.»

En 2007, el doctor Juan Abarca, uno de los cirujanos que fue testigo de sus últimos días, achacó la muerte de Franco a una operación mal realizada. Según el doctor Juan Abarca, Franco tenía una úlcera duodenal y fue intervenido de urgencia en un quirófano improvisado del palacio de El Pardo. Posteriormente le operaron otra vez, pero no le hicieron una resección total del estómago como habría sido lo correcto al padecer una gastritis hemorrágica.

Por orden del Rey, los restos de Franco fueron inhumados en la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, donde todavía asisten nostálgicos de su régimen dictatorial.